Nada - Carlos DI SARLI
Numer nagrania: ERT-2509

RATINGS

TEKST UTWORU
Nada - Horacio Sanguinetti (1944)

He llegado hasta tu casa...
¡Yo no sé cómo he podido!
Si me han dicho que no estás,
que ya nunca volverás...
¡Si me han dicho que te has ido!
¡Cuánta nieve hay en mi alma!
¡Qué silencio hay en tu puerta!
Al llegar hasta el umbral,
un candado de dolor
me detuvo el corazón.

Nada, nada queda en tu casa natal...
Sólo telarañas que teje el yuyal.
El rosal tampoco existe
y es seguro que se ha muerto al irte tú...
¡Todo es una cruz!
Nada, nada más que tristeza y quietud.
Nadie que me diga si vives aún...
¿Dónde estás, para decirte
que hoy he vuelto arrepentido a buscar tu amor?

Ya me alejo de tu casa
y me voy ya ni sé donde...
Sin querer te digo adiós
y hasta el eco de tu voz
de la nada me responde.
En la cruz de tu candado
por tu pena yo he rezado
y ha rodado en tu portón
una lágrima hecha flor
de mi pobre corazón.

SUGESTIA TANDY

REFERENCJA Nada
Carlos DI SARLI / Alberto Podestá (1944)

Tu, el cielo y tu
Carlos DI SARLI / Alberto Podestá (1944)

Cero al as
Carlos DI SARLI / Alberto Podestá (1944)

Que solo estoy
Carlos DI SARLI / Alberto Podestá (1944)

MUZYCY W TYM NAGRANIU

PIANINO: Carlos Di Sarli
KONTRABAS: Domingo Capurro
BANDONEON: Roberto Gyanitelli, Domingo Sánchez, Alberto Mititieri, Luis Porcellana, Carlos Porcellana
SKRZYPCE: Roberto Guisado, Angel Goicoechea, Adolfo Pérez, Antonio Rossi

* Informacja bez gwarancji; czasem zdarzało się, że orkiestry dodawały lub zamieniały niektórych muzyków podczas sesji nagraniowych.

COPYRIGHT

Orkiestra/Wokalista: Contributor access
Kompozytor/Wokalista: Contributor access
Autor/Wokalista: Contributor access

* Non guaranteed information


Na temat Nada

Colombia
2019-01-20
Lindas todas las versiones, me quedo con la de Podesta
Spain
2019-01-17
Precioso tango para compartir un abrazo.
Argentina
2019-01-08
es un tango enorme!! donde la palabra NADA, se llena de imágenes, se llena de sentimiento, y cuanto mas grande uno se pone, mas le llega... como todos los tangos

El rosal tampoco existe
y es seguro que se ha muerto al irte tú...

maravilloso